3 consejos para enfocar con la máxima precisión

En este artículo te voy a dar 3 consejos que te permitirán conseguir el máximo enfoque en tus fotografías. Verás que se trata de unas recomendaciones muy sencillas, tanto de recordar como de aplicar, mediante las que podrás obtener unas fotografías con el enfoque más preciso que puede ofrecer tu equipo.

Dicho esto, quiero que sepas también que intento no obsesionarme con estos aspectos puramente técnicos de la fotografía (como el que te expliqué de cómo determinar punto dulce de una óptica), pero sí que me parece muy conveniente conocerlos y tenerlos en cuenta para, en todo momento, tratar de obtener unas imágenes con la mayor calidad posible que me permita cada situación en concreto.

Índice de contenidos

Suscríbete totalmente gratis a FotoBulb y podrás descargarte este libro donde te cuento todos mis secretos

Enfoca siempre con el diafragma abierto al máximo

En el caso de que tu cámara sea una réflex y habitualmente utilices el visor óptico para enfocar, algo que puede no ser siempre lo mejor como te comentaré en el siguiente apartado, estarás siguiendo este consejo sin, probablemente, ser consciente de él.

¿Y por qué digo esto? Pues porque cuando miras por el visor óptico de una cámara réflex, salvo que presiones el botón de previsualización de la profundidad de campo, la óptica tiene siempre el diafragma totalmente abierto, independientemente de la apertura que tengas configurada, para que, de ese modo, entre la mayor cantidad posible de luz. Gracias a ello, se puede ver mejor a través del visor y, además, y esto es muy importante, los sensores de enfoque de la cámara reciben más luz para poder enfocar de forma más precisa.

Pero, por el contrario, ¿qué pasa si enfocas con la pantalla de la cámara activada (en modo Live View) o tienes una cámara sin espejo (mirrorless)? Pues que, en ese caso, generalmente la cámara sí que establece en la óptica la apertura que tengas seleccionada, es decir, si vas a disparar a f8, por la pantalla/visor electrónico verás la imagen que capta el sensor estando la óptica ajustada a f8.

Esto está muy bien para previsualizar el efecto de la profundidad de campo y, en general, tampoco supone un gran problema respecto a la capacidad de enfoque, ya que, la cámara compensa la pérdida de luz amplificando la señal captada por el sensor, pudiendo llegar a enfocar bien salvo en condiciones de muy poca luz.

Entonces, ¿dónde está el problema de enfocar al diafragma al que vayas a disparar? Pues precisamente en la profundidad de campo (rango de distancias para el que la imagen está “completamente” enfocada). Cuando cierras el diafragma la profundidad de campo aumenta, por lo que para la cámara es mucho más difícil determinar con precisión el punto de enfoque óptimo para la región sobre la que estás enfocando.

Ten en cuenta que, independientemente de la profundidad de campo que tengas, siempre hay una distancia concreta para la que el enfoque es máximo y, a partir de ella, hacia adelante y hacia atrás, el enfoque va disminuyendo.

De este modo, para conseguir enfocar con la máxima precisión es necesario reducir al mínimo la profundidad de campo, es decir, hay que abrir el diafragma al máximo. Gracias a ello, la cámara podrá enfocar con la máxima precisión el punto que le indiques, ya que, el rango de distancias a foco será muy pequeño.

Por supuesto, una vez tengas el enfoque establecido, y ya no lo vayas a modificar, debes volver a ajustar el diafragma que desees para la toma.

Realmente, el procedimiento a seguir es muy sencillo:

  1. Establece el menor número F que tenga tu óptica (diafragma abierto al máximo).
  2. Enfoca.
  3. Selecciona la apertura que desees para realizar la fotografía.

A continuación, te muestro unas imágenes de ejemplo en las que podrás observar perfectamente la diferencia de nitidez entre enfocar con la apertura más abierta o con aperturas más cerradas. Todas las fotografías están capturadas exactamente con la misma apertura (f2,8), solo que para enfocar utilicé aperturas distintas.

Fotografías capturadas con la Nikon D810, una focal de 14 mm y a f2,8. (Izquierda) Enfoque realizado a f2,8. (Derecha) Enfoque realizado a f5,6.
Fotografías capturadas con la Nikon D810, una focal de 14 mm y a f2,8. (Izquierda) Enfoque realizado a f2,8. (Derecha) Enfoque realizado a f5,6.
Fotografías, ampliadas al 200%, capturadas con la Nikon D810, una focal de 14 mm y a f2,8. (Izquierda) Enfoque realizado a f2,8. (Derecha) Enfoque realizado a f5,6.
Fotografías, ampliadas al 200%, capturadas con la Nikon D810, una focal de 14 mm y a f2,8. (Izquierda) Enfoque realizado a f2,8. (Derecha) Enfoque realizado a f5,6.
Fotografías, ampliadas al 200%, capturadas con la Nikon D810, una focal de 14 mm y a f2,8. (Izquierda) Enfoque realizado a f2,8. (Derecha) Enfoque realizado a f11.
Fotografías, ampliadas al 200%, capturadas con la Nikon D810, una focal de 14 mm y a f2,8. (Izquierda) Enfoque realizado a f2,8. (Derecha) Enfoque realizado a f11.

Enfoca con el Live View siempre que puedas

Con este consejo no quiero decir que en el caso de que tengas una réflex no debas utilizar el visor óptico para enfocar, que yo lo utilizo mucho también, simplemente que, siempre que la situación te lo permita (en fotografía de paisaje, nocturna…), es mejor utilizar la pantalla de la cámara para enfocar.

Cuando miras a través del visor óptico de una cámara réflex el sensor no recibe absolutamente nada de luz, ya que, el espejo que hay dentro de la cámara está bajado para reflejar hacia el visor la imagen captada por la lente. Por este motivo, este tipo de cámaras necesitan una serie de sensores de enfoque físicos, independientes del sensor, gracias a los que la cámara puede enfocar cuando el espejo está bajado y al sensor no le llega luz.

Estos sensores de enfoque físicos se basan en detectar bordes verticales y/o horizontales y funcionan realmente bien, pero también es cierto que captan mucha menos información que la registrada por el sensor de la cámara.

Sin embargo, cuando activas el modo Live View, para ver la imagen en directo en la pantalla, la cámara utiliza para enfocar la información captada por el sensor. De este modo, si haces zoom al máximo en la pantalla, sobre la región para la que quieras maximizar el enfoque, conseguirás que la cámara disponga de la mayor cantidad posible de información y pueda ajustar el enfoque en ese punto con la máxima precisión.

Asimismo, ten en cuenta también que cuanto menor sea la focal de tu óptica mayor será la diferencia de precisión que obtendrás entre enfocar con el visor o con la pantalla. Es decir, en grandes angulares, y sobre todo en angulares extremos, es bastante recomendable, si la situación lo permite, utilizar la pantalla para enfocar porque obtendrás unos resultados más precisos.

A continuación, puedes ver unos ejemplos comparativos entre enfocar con el Live View o con el visor óptico de una cámara réflex.

Fotografías, ampliadas al 200%, capturadas con la Nikon D810, una focal de 14 mm y a f2,8. (Izquierda) Enfoque realizado con el Live View y el zoom de la pantalla al máximo. (Derecha) Enfoque realizado utilizando el visor óptico.
Fotografías, ampliadas al 200%, capturadas con la Nikon D810, una focal de 14 mm y a f2,8. (Izquierda) Enfoque realizado con el Live View y el zoom de la pantalla al máximo. (Derecha) Enfoque realizado utilizando el visor óptico.
Fotografías, ampliadas al 200%, capturadas con la Nikon D810, una focal de 24 mm y a f2,8. (Izquierda) Enfoque realizado con el Live View y el zoom de la pantalla al máximo. (Derecha) Enfoque realizado utilizando el visor óptico.
Fotografías, ampliadas al 200%, capturadas con la Nikon D810, una focal de 24 mm y a f2,8. (Izquierda) Enfoque realizado con el Live View y el zoom de la pantalla al máximo. (Derecha) Enfoque realizado utilizando el visor óptico.
Fotografías capturadas con la Nikon D810, una focal de 70 mm y a f2,8. (Izquierda) Enfoque realizado con el Live View y el zoom de la pantalla al máximo. (Derecha) Enfoque realizado utilizando el visor óptico.
Fotografías capturadas con la Nikon D810, una focal de 70 mm y a f2,8. (Izquierda) Enfoque realizado con el Live View y el zoom de la pantalla al máximo. (Derecha) Enfoque realizado utilizando el visor óptico.

Cómo enfocar con un zoom angular

En el caso de que tengas una óptica angular, sobre todo si las focales son bastante cortas, habrás observado que en ocasiones a la cámara le puede costar enfocar o, incluso, puede no obtener el máximo enfoque posible si enfocas sobre zonas bastante uniformes.

Esto es debido a que, como estas lentes tienen un ángulo de visión muy amplio, todo en la imagen queda “muy pequeño”, incluido los detalles y la textura. De este modo, al utilizar una óptica angular los sensores de enfoque físicos, o incluso el propio sensor en modo Live View, reciben la información de bordes y textura mucho más suavizada, de manera que, en ocasiones, les puede costar alcanzar el punto de enfoque óptimo.

Por este motivo, puede que hayas leído u oído que la mejor forma de enfocar para un zoom angular es la siguiente:

  1. Establece el zoom de la óptica a la focal más larga.
  2. Enfoca para esa focal.
  3. Vuelve a seleccionar la focal deseada para el disparo.

Este sencillo método se basa en la idea de que, al seleccionar la focal más larga para enfocar, la cámara capta la información de detalle más ampliada y, por consiguiente, puede enfocar con más precisión.

Pues, efectivamente, este método es el que mayor precisión de enfoque consigue siempre que se cumplan estas dos condiciones:

  • Que tu óptica zoom no cambie el enfoque al modificar la focal. Esto es absolutamente fundamental.

Los objetivos de alta calidad suelen cumplir esto, pero, aun así, te recomiendo encarecidamente que hagas la prueba para comprobarlo antes de utilizar este método, no sea cosa que luego te lleves alguna indeseable sorpresa.

  • Que el enfoque lo hagas a través del visor óptico (si utilizas una cámara réflex).

Como te he comentado en el consejo anterior, siempre que puedas, es mejor utilizar para enfocar la pantalla con el zoom al máximo, especialmente en grandes angulares, porque la cámara dispone de más información para determinar el punto óptimo de enfoque. No obstante, en el caso de que, por el motivo que sea, decidas enfocar a través del visor en una réflex, con este método de enfoque conseguirás mejores resultados (siempre que, por supuesto, se cumpla la condición anterior).

A continuación, puedes ver una comparativa en la que se aprecia la mejora de nitidez que permite obtener este método cuando se cumplen las dos condiciones anteriores:

Fotografías, ampliadas al 200%, capturadas con la Nikon D810, una focal de 14 mm y a f2,8. Ambas están enfocadas utilizando el visor óptico. (Izquierda) Enfoque realizado para la focal máxima de la óptica, 24 mm en este caso. (Derecha) Enfoque realizado para la focal de disparo (14 mm).
Fotografías, ampliadas al 200%, capturadas con la Nikon D810, una focal de 14 mm y a f2,8. Ambas están enfocadas utilizando el visor óptico. (Izquierda) Enfoque realizado para la focal máxima de la óptica, 24 mm en este caso. (Derecha) Enfoque realizado para la focal de disparo (14 mm).

Sin embargo, si se realiza el enfoque utilizando el Live View los resultados obtenidos, enfocando siguiendo este método o enfocando directamente para la focal más corta, son completamente idénticos, como puedes observar en la siguiente imagen:

Fotografías, ampliadas al 200%, capturadas con la Nikon D810, una focal de 14 mm y a f2,8. Ambas están enfocadas con el Live View y el zoom de la pantalla al máximo. (Izquierda) Enfoque realizado para la focal máxima de la óptica, 24 mm en este caso. (Derecha) Enfoque realizado para la focal de disparo (14 mm).
Fotografías, ampliadas al 200%, capturadas con la Nikon D810, una focal de 14 mm y a f2,8. Ambas están enfocadas con el Live View y el zoom de la pantalla al máximo. (Izquierda) Enfoque realizado para la focal máxima de la óptica, 24 mm en este caso. (Derecha) Enfoque realizado para la focal de disparo (14 mm).

Por todos estos motivos, y siempre que me resulta posible, enfoco mediante el Live View de la cámara, ya que, es el método que mayor precisión me da y, además, no me tengo que preocupar de si la focal que estoy utilizando es muy corta (con ópticas gran angulares).

Como has podido comprobar, en este artículo te he dado una serie de consejos muy sencillos y que te pueden ayudar a ganar un puntito más de nitidez en tus imágenes. Pero recuerda, tampoco se trata de obsesionarse con el tema de la nitidez, simplemente me ha parecido interesante contarte todo esto para que dispongas de la máxima información posible y, de ese modo, puedas en todo momento optimizar los aspectos técnicos que te permitan obtener unas imágenes de la mayor calidad posible.

5 2 votos
Article Rating
Toni Gutiérrez
Toni Gutiérrez
Fotógrafo, creador de FotoBulb e ingeniero de visión artificial
Suscríbete totalmente gratis a FotoBulb y podrás descargarte este libro donde te cuento todos mis secretos
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría conocer tus opiniones sobre este artículox
()
x