3 consejos para realizar una muy larga exposición

En el artículo anterior te hablé sobre un sencillo, pero tremendamente eficaz, método para eliminar los hot pixels de una imagen. Para ello, utilicé como ejemplo una fotografía de casi 9 horas de exposición capturada a una temperatura ambiente de 25ºC en la que, obviamente, había muchísimos píxeles calientes.

Esta foto, que tomé desde mi casa durante el confinamiento de la COVID-19, la hice pensando en llevar al límite mi cámara y comprobar si era posible obtener una imagen servible en esas condiciones tan extremas.

Puede que, a priori, no le veas sentido a hacer semejante larga exposición. Sin embargo, si es posible obtener unos resultados tan buenos en esas condiciones extremas, imagínate si aplicas estos consejos que te voy a dar en una larga exposición más “normal”.

Te aseguro que obtendrás unas imágenes con menos problemas de ruido térmico que, por lo tanto, te requerirán menos esfuerzo para eliminarlo y, por supuesto, la imagen siempre quedará mejor. Además, te podrás plantear realizar fotografías de larga exposición que antes descartabas por pensar que las imágenes saldrían con una cantidad de ruido inmanejable.

A continuación, te doy 3 consejos que te ayudarán a hacer en todo momento la larga exposición que desees.

Índice de contenidos

Suscríbete totalmente gratis a FotoBulb y podrás descargarte este libro donde te cuento todos mis secretos

Alarga la exposición sin límites

Lo primero que me planteo en muchas ocasiones, sobre todo en fotografía diurna, es qué tiempo de exposición necesito para conseguir crear la atmósfera que busco (efecto seda en el agua, nubes a la fuga, borrado de personas o vehículos…).

Para ello, es fundamental disponer de un/os filtro/s de densidad neutra (ND) de bastantes pasos y que tengan mucha calidad para poder combinarlos con otros. En este otro artículo te hablo sobre las principales características que debe tener un buen filtro de densidad neutra.

9 horas | Nikon D810 | 14-24 f2,8 @ 14 mm | f3,5 | 31.329 seg (8 horas, 42 minutos y 9 segundos) | ISO 64 | WB 5850K | Filtros ND4.5 (15 pasos) + ND3.0 (10 pasos)
9 horas | Nikon D810 | 14-24 f2,8 @ 14 mm | f3,5 | 31.329 seg (8 horas, 42 minutos y 9 segundos) | ISO 64 | WB 5850K | Filtros ND4.5 (15 pasos) + ND3.0 (10 pasos)
Tejados en verano | Nikon D810 | 24-70 f2,8 @ 38 mm | f4 | 10.916 seg (3 horas, 1 minuto y 56 segundos) | ISO 200 | WB 10000K | Filtros ND4.5 (15 pasos) + ND3.0 (10 pasos)
Tejados en verano | Nikon D810 | 24-70 f2,8 @ 38 mm | f4 | 10.916 seg (3 horas, 1 minuto y 56 segundos) | ISO 200 | WB 10000K | Filtros ND4.5 (15 pasos) + ND3.0 (10 pasos)

Concretamente, para realizar estas dos fotografías (una de casi 9 horas de exposición y la otra de 3 horas) tuve que combinar dos filtros ND (uno de 10 pasos + otro de 15 pasos), consiguiendo una atenuación de la luz de ¡25 pasos!

Filtro Haida Red-Diamond ND 3.0 (10 pasos)
Filtro Haida Red-Diamond ND 3.0 (10 pasos)
Filtro Haida Red-Diamond ND 4.5 (15 pasos)
Filtro Haida Red-Diamond ND 4.5 (15 pasos)

Este es un caso totalmente extremo y nada habitual. Sin embargo, en el caso de que tengas un buen filtro ND de 6 pasos y otro de 10 pasos (algo que ya no es tan extraño) y quieras realizar una exposición de varios minutos durante el día, pues puedes combinarlos para llegar a conseguirlo.

Personalmente, me gustan mucho las exposiciones diurnas de entre 4 y 8 minutos porque generan unas interesantes nubes a la fuga. Para ello, suele ser necesario atenuar la luz por encima de unos 15 pasos, dependiendo de la hora del día, algo que puedes llegar a conseguir combinando varios buenos filtros.

Así que ya sabes: no te cortes y alarga la exposición tanto como necesites para hacer la foto que tengas en la cabeza.

Alimenta infinitamente la cámara

Pero claro, si quieres hacer una exposición de varias horas te debes asegurar de que la cámara permanezca alimentada durante todo ese tiempo. De este modo, para conseguir realizar una fotografía en la que la duración de la batería esté por debajo del tiempo de captura, te recomiendo una de estas dos alternativas:

  1. Utiliza un grip que te permita disponer de una segunda batería en la cámara. Gracias a ello, puedes reemplazar la batería del grip, teniéndola configurada para que sea la primera que se consuma, por otra cargada. Por consiguiente, con este sencillo truco de sustituir la batería del grip cuando se agote, puedes aguantar todo el tiempo que quieras.
  2. Emplea lo que se conoce como “dummy battery”, que no es más que una carcasa de batería vacía que “simplemente” tiene un cable para poder alimentar a la cámara desde una fuente externa, ya sea desde un power bank o desde un cargador para móvil. Además, esta alternativa tiene la gran ventaja de que la cámara se calienta menos, ya que, como la fuente de alimentación está realmente fuera, todo el calor que generan las baterías no se transmite al interior de la cámara, ayudando a que el sensor no se recaliente tanto.
Detalle de la "dummy battery" que se instala en la cámara como si fuera una batería normal, pero que permite alimentarla desde una fuente externa (power bank o con un cargador de móvil).
Detalle de la "dummy battery" que se instala en la cámara como si fuera una batería normal, pero que permite alimentarla desde una fuente externa (power bank o con un cargador de móvil).
Imagen de la "dummy battery" junto con el adaptador que permite conectarla a un power bank o a un cargador de móvil.
Imagen de la "dummy battery" junto con el adaptador que permite conectarla a un power bank o a un cargador de móvil.

Para realizar la foto de las casi 9 horas de exposición, finalmente me decanté por esta segunda opción (“dummy battery”), ya que, además de garantizarme la alimentación de la cámara también me permitía calentarla menos.

Refrigera la cámara

Por último, un factor muy importante en una fotografía de muy larga exposición es la temperatura de la cámara, ya que, a mayor temperatura mayor cantidad de ruido térmico (hot pixels). Por este motivo, muchas veces se recomienda la realización de muy largas exposiciones solo en invierno o en lugares con bajas temperaturas.

Sin embargo, como vivo en Valencia, donde hace calor durante gran parte del año y, por mi parte, no estoy dispuesto a limitarme a hacer este tipo de fotos solo en invierno, pues la idea de poder refrigerar la cámara es una opción muy a considerar. 😮

La tarde que capturé la fotografía de casi 9 horas había una temperatura ambiente de unos 25 ºC. Por lo tanto, para evitar que el sensor se calentara realmente en exceso y me diera una imagen demasiado degradada por el ruido térmico, decidí refrigerar la cámara con un accesorio casero que me he fabricado yo mismo. 😄

Imagen de mi cámara a la que le he colocado mi "neverita casera" para poder refrigerarla durante la toma.
Imagen de mi cámara a la que le he colocado mi "neverita casera" para poder refrigerarla durante la toma.
Siempre cubro con una pequeña bolsa la parte trasera de la cámara para evitar que toda el agua superficial que desprende la bolsa de hielo no vaya directamente a la cámara.
Siempre cubro con una pequeña bolsa la parte trasera de la cámara para evitar que toda el agua superficial que desprende la bolsa de hielo no vaya directamente a la cámara.
Una vez todo está listo para empezar la captura introduzco la bolsa de hielo en la parte trasera de la cámara (que es la más cercana al sensor).
Una vez todo está listo para empezar la captura introduzco la bolsa de hielo en la parte trasera de la cámara (que es la más cercana al sensor).
Finalmente, cierro la cremallera de la "neverita" y ya puedo empezar la captura.
Finalmente, cierro la cremallera de la "neverita" y ya puedo empezar la captura.

Si te suscribes a FotoBulb.com podrás disponer del libro que he escrito en el que te cuento todos los trucos que utilizo para realizar fotografías de larga y muy larga exposición. Entre ellos te muestro con detalle cómo hice esta curiosa funda refrigeradora para mi cámara, la cual me permite introducir una bolsa de hielo para mantener la cámara a una temperatura más baja. ¡Y me costó menos de 2€!

Conclusiones

Ya has visto como con 3 sencillos consejos es posible realizar una fotografía de horas de exposición en un ambiente muy cálido, por lo que ya no tienes escusas para hacer en cualquier momento la larga exposición que te apetezca.

Así que ya sabes: olvídate del ruido térmico (porque lo podrás eliminar después) y, sobre todo, disfruta de la fotografía.

Imagen general del montaje que hice para la captura de la fotografía "9 horas". En ella se puede apreciar: el trípode, la cámara dentro de la "neverita", el objetivo y los filtros cubiertos por una bufanda, el disparador remoto y el cable de alimentación de la "dummy battery".
Imagen general del montaje que hice para la captura de la fotografía "9 horas". En ella se puede apreciar: el trípode, la cámara dentro de la "neverita", el objetivo y los filtros cubiertos por una bufanda, el disparador remoto y el cable de alimentación de la "dummy battery".

Como siempre, puedes comentarme cualquier duda que te haya surgido, estaré encantado de hablar contigo para aclarártela. Así como también me hará mucha ilusión leer tus comentarios sobre qué te parece lo que te he contado en este artículo.

Por cierto, en otro artículo ya te hablaré de esa curiosa bufanda que le pongo a mi cámara para una larga exposición. 😉

5 1 vota
Article Rating
Toni Gutiérrez
Toni Gutiérrez
Fotógrafo, creador de FotoBulb e ingeniero de visión artificial
Suscríbete totalmente gratis a FotoBulb y podrás descargarte este libro donde te cuento todos mis secretos
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
0
Me encantaría conocer tus opiniones sobre este artículox
()
x