Cuando fotografíes déjate guiar por tus sentimientos. Ese día me costó verlo, pero finalmente lo hice

En todos mis posts te hablo sobre estrategias o ideas que te pueden ayudar en algún aspecto concreto de la fotografía, especialmente en la de larga exposición que es el leitmotiv de FotoBulb.com. Pues permíteme que en este artículo te dé uno de los consejos que considero más importantes: hagas el tipo de fotos que hagas, no olvides nunca que las haces para transmitir algo especial.

Las fotografías necesitan un alma, esa que les transfieres cuando coges la cámara y disparas porque sientes algo, sea la emoción que sea, tanto si es buena como mala. En cierta manera, es como si parte de ti quedara atrapado para siempre en las imágenes que capturas. 

Puede que principalmente hagas fotos familiares, puede que solo las hagas durante tus vacaciones, puede que te guste la fotografía de paisaje, la social o las nocturnas. Da exactamente igual. Estoy absolutamente seguro de que quieres que tus fotos despierten en las personas que las vean las mismas emociones que has sentido tú cuando las has tomado.

Prueba a hacer un simple ejercicio: coge cualquiera de tus imágenes de la que no estés especialmente orgulloso/a y trata de recordar lo que sentías cuando la tomaste. Probablemente no seas capaz de recordarlo porque en realidad no sentías nada especial en ese momento.

Ahora haz el ejercicio opuesto: observa una de tus fotografías preferidas y piensa en lo que sentías. Seguramente no tengas ningún problema en evocar aquellas sensaciones de nuevo.

Como estás viendo, en este post te voy a hablar de sentimientos, pero, en primer lugar, permíteme que te cuente una experiencia que me sucedió hace no mucho.

Índice de contenidos

Guíate por tus sentimientos

Hace muy poco me ocurrió algo que me hizo reflexionar sobre mi relación con la fotografía. Había planificado un atardecer en la zona del embarcadero de La Albufera (Valencia). Si no lo conoces, decirte que La Albufera es un parque natural que se encuentra al sur de Valencia, cuyo centro es un enorme lago prácticamente pegado al mar Mediterráneo y rodeado por una enorme extensión de arrozales. Debido a la abundancia de agua y humedales en la zona y, también, a las cálidas temperaturas de Valencia ya te podrás imaginar la cantidad de fauna y flora que habita en este lugar: multitud de especies de aves (patos, garzas, águilas, pelícanos…), insectos, peces, plantas… Vamos, que es una zona espectacular donde la vida rebosa por todas partes.

Fotografía de larga exposición de la puesta de sol en la zona del embarcadero de La Albufera (Valencia), utilizando un filtro neutro nd1000 y un degradado inverso
Placer diario | Nikon D810 | 32 mm | 10 seg | f8 | ISO 64 | Filtros: densidad neutra de 10 pasos + degradado inverso de 3 pasos

Pues bien, para llegar al lugar en cuestión fui por la carretera CV-401, ya que, desde donde yo vivo es el camino más corto. Esta carretera comunica los pueblos del sur de Valencia con las playas y, para ello, transcurre por mitad del parque natural entre los campos de arroz.

2 agricultores, sobre los que hay sendas nubes, realizan sus labores en un campo de arroz en Catarroja (dentro del parque natural de La Albufera - Valencia)
Custodiando la cosecha | Nikon D810 | 70 mm | 1/125 seg | f3,2 | ISO 200

El trayecto por este camino es precioso, pero también es cierto que, debido al elevado tráfico que circula por aquí, es bastante frecuente encontrar animales muertos en las cunetas.

¿Y qué me encontré precisamente ese día? Pues sí, igual que me había ocurrido otras muchas veces, ese día pasé junto a un ave muerta. Sin embargo, a diferencia de en otras ocasiones, en este caso el animal se conservaba en perfecto estado, parecía como si el accidente que había terminado con su vida acabara de suceder.

Ave (gallineta común) muerta en la carretera al haber sido atropellada por un vehículo (parque natural de La Albufera)
Atropello (I) | Nikon D810 | 70 mm | 1/2 seg | f4 | ISO 400 | Filtro densidad neutra 10 pasos

El animal en cuestión era una gallineta común o polla de agua (gallinula chloropus), cuyo plumaje de color marrón denotaba que se trataba de un ejemplar joven. 

Otros muchos animales, al igual que este, mueren diariamente por el impacto que genera el ser humano en el ecosistema en el que viven. De manera que, en ese mismo momento, surgió en mí un doble sentimiento de tristeza y culpabilidad, ya que, yo podría haber sido perfectamente quien lo hubiera atropellado.

Pues bien, después de pasar junto al ave continué conduciendo. No me detuve, simplemente continué conduciendo hacia el lugar al que me dirigía. Pero, pese a ello, la imagen de esa gallineta continuaba en mi cabeza. 

No sé cuánta distancia recorrí hasta que finalmente decidí pararme. Pero, sí que recuerdo perfectamente que durante todo ese tiempo no cesó de crecer en mi interior algo que me pedía a gritos que me diera la vuelta. No dejaba de preguntarme: «¿para qué hago fotos?», «¿qué sentido tienen las fotos que hago?». La respuesta estaba clara, aunque me costó un poco responderme: «hago fotos para expresar mis sentimientos, pensamientos y emociones». Entonces, si en aquel momento sentía tristeza y culpa por lo que acababa de suceder, ¿cómo no iba a fotografiarlo para tratar de visibilizar esa realidad cotidiana e ignorada?

Y eso es lo que finalmente hice: me guie por mis sentimientos y me di la vuelta para dirigirme de nuevo al punto en el que yacía aquel animal sin vida.

En aquel momento me daba igual que tuviera planeada una sesión de atardeceres (obviamente porque no había quedado con nadie más), lo único que quería era registrar con mi cámara aquello que estaba sintiendo.

Trata de plasmar lo que sientes

Entonces ya solo faltaba decidir cómo iba a realizar las fotografías. Mi intención no era solo tomar unas imágenes del ave muerta en la calzada, quería mostrar también el modo en el que ese animal, al igual que muchos otros, había muerto debido a los vehículos que atraviesan su hábitat.

Ave (gallineta común) muerta en la calzada junto a la que pasa un vehículo gris en movimiento (parque natural de La Albufera)
Atropello (II) | Nikon D810 | 70 mm | 1/10 seg | f16 | ISO 31

Así que, como puedes observar, decidí utilizar la larga exposición para plasmar de un modo más abstracto el motivo de la muerte del animal.

Cogí la cámara, el trípode y un filtro de densidad neutra de 10 pasos, ya que, todavía había muchísima luz. Me coloqué fuera de la carretera a la altura en la que estaba el cadáver (sin correr ningún riesgo, por supuesto). La idea que tenía era conseguir capturar las estelas de los coches que pasaran junto al ave, de manera que quedara patente el movimiento de los vehículos (no quería capturar imágenes estáticas).

Ave (gallineta común) muerta en la carretera sobre la que pasa un vehículo oscuro en movimiento (parque natural de La Albufera)
Atropello (III) | Nikon D810 | 70 mm | 1/10 seg | f16 | ISO 31

Esas líneas extrañas que ves en las imágenes anteriores son los reflejos de las llantas de los coches al pasar. Al incidir el sol sobre ellas, el metal de estas genera unos brillos que oscilan de forma periódica conforme gira la rueda del coche.

Asimismo, como estás pudiendo comprobar, los colores que aparecen en las fotos son muy apagados. Esto es algo totalmente premeditado, ya que, yo me sentía así en esos momentos, era precisamente lo que quería transmitir. De hecho, realicé también algunas tomas a varios coches con colores más vivos (rojo y amarillo), pero no me convencieron porque no transmitían la sensación que yo quería.

Al final de este artículo te dejo una última fotografía de esta serie que todavía no te he mostrado. Luego te diré el porqué.

4 ventajas de hacerte consciente de tus sentimientos

Como has visto en la historia que te acabo de contar, algo que siempre trato de hacer es preguntarme a mí mismo qué sentimientos tengo cuando estoy con la cámara. De hecho, intento tenerlos muy en cuenta de cara a decidir cómo planteo las fotografías.

Sé que todo esto puede parecerte un tanto difícil de llevar a la práctica, sobre todo, porque lo relacionado con las emociones siempre es un poco difuso. No obstante, te puedo asegurar que si lo intentas conseguirás que:

  1. El mensaje que transmitan tus imágenes se verá reforzado al ir en consonancia con lo que sientes y/o piensas. Existirá una coherencia entre tus sentimientos y las imágenes que tomes. Piensa que si tratas de transmitir algo que realmente no sientes te arriesgas a que la gente se dé cuenta o a qué perciba algún tipo de incoherencia en tus imágenes. Por este motivo, te recomiendo totalmente que no finjas ni trates de expresar algo que no sientas o creas de verdad. 
  2. Sean como sean las fotos que obtengas (siempre hay días en los que las cosas salen mejor que en otros), estas siempre serán un reflejo de ti. Personalmente me ha pasado muchas veces que he hecho una foto que tal vez no sea espectacular, pero para mí tenía algo especial, ya que, reflejaba exactamente lo que quería transmitir en esos momentos. Fotografiar es, en cierta manera, como escribir un diario. Así como cuando redactas un diario personal solo escribes lo que sientes o piensas y, como es normal, hay días en los que tu redacción es más lúcida que en otros, cuando fotografías sucede exactamente lo mismo: cada fotografía que haces, sea mejor o peor, cuenta parte de tu vida, forma parte de ti.
  3. Aunque la escena que estés fotografiando sea algo súper conocido que muchísimas otras personas fotografían habitualmente, el hecho de plantearte la foto teniendo en cuenta tus emociones te ayudará a darle un toque mucho más personal. Lograrás que tu trabajo se diferencie del resto.
  4. Por último, todo esto te ayudará a mejorar tu creatividad y a desarrollar un estilo propio. Además, verás que también puedes utilizar tus sentimientos como fuente de inspiración, ya que, al tenerlos presentes te surgirán ideas que podrás aplicar en tus fotografías.

Resumen

Todo lo que te he dicho en este post se resume muy bien en esta frase: trata de conseguir que tus imágenes, además de ser atractivas, despierten alguna emoción en quien las vea.

Obviamente, habrá muchas ocasiones en las que no lo logres. No te preocupes por ello porque es totalmente normal. De hecho, es algo que yo tampoco consigo siempre, ni mucho menos. Pero si incorporas esta idea a tu proceso creativo te aseguro que, con el tiempo, verás como tus fotografías empiezan a transmitir cosas que hasta ahora no lo hacían.

Pruébalo y me dices. Además, ten en cuenta que es un ejercicio que te ayudará mucho a mejorar tu creatividad.

Serie de fotografías

Para acabar, tengo todavía pendiente enseñarte la última foto que pude tomar de la gallineta atropellada. Y es que al final pasó lo que tenía que pasar: un coche volvió a pasar por encima del ave.

Te voy a ser sincero/a, es una imagen que he tenido dudas, y de hecho todavía las tengo, sobre si es adecuado mostrarla, ya que, tal vez puede parecer un poco explícita (aunque realmente no se aprecia nada concreto en ella). No obstante, finalmente he decidido ponerla porque considero que refleja bien el hecho que quería visibilizar con este trabajo y permite cerrar perfectamente la serie.

Imagen del momento en el que un vehículo pasa justo por encima de una ave que yacía muerta en la carretera (en el parque natural de La Albufera - Valencia)
Atropello (IV) | Nikon D810 | 70 mm | 1/13 seg | f13 | ISO 31
Serie fotográfica en la que se representa el atropello de un ave (gallineta común) en una de las carreteras que transcurre por el parque natural de La Albufera (Valencia)
Atropello: Serie sobre el impacto del ser humano en el hábitat en el que viven otras especies

¿Qué te ha parecido? Me encantaría leer tus comentarios tanto sobre el post como sobre las fotos que te he enseñado.

5 3 votos
Article Rating
Toni Gutiérrez
Toni Gutiérrez
Fotógrafo, creador de FotoBulb e ingeniero de visión artificial
Suscríbete totalmente gratis a FotoBulb y podrás descargarte este libro donde te cuento todos mis secretos
guest
4 Comments
el más antiguo
el más reciente
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Jorge
Jorge
9 meses hace

Buff. Que mal rollo. Pero al fin de cuentas, la fotografia va precisamente de contar historias. Y algunas historias son tristes. Enhorabuena y gracias por el post. Un saludo

Eduardo
Eduardo
7 días hace

Muy bien explicado! Es un aporte a la sensibilidad que debe tener el fotógrafo. Muchas gracias.

4
0
Me encantaría conocer tus opiniones sobre este artículox
()
x